La realidad es neutra.

Muy buenas cuadrilla!

A ver que os parece esta sentencia.

Cada uno de nosotros ve e interpreta la realidad de forma subjetiva. Sin embargo, muchos creemos que nuestra visión distorsionada del mundo es la única correcta y verdadera. Nos hace falta cultivar la humildad.

Pues de esto hablaremos en las clases esta semana, de como somos víctimas de nuestra propia percepción personal por no ser conscientes de ello. Y es que, como dice Borja Vilaseca, la realidad es neutra el cómo la vivimos es como somos nosotros.

Porque quién somos nosotros para decir lo que esta bien o mal, lo que es bonito o feo, quien somos para cuestionar y juzgar las acciones de los demás, etc. Pero lo hacemos.

No solo lo hacemos sino que cada uno a nuestra manera, dando por sentado que nuestro razonamiento es el adecuado y el de los demás no.

Pero… que pasa con esa pareja que en los primeros días de relación era la perfección personificada y de repente dejamos porque no hay quien lo aguante,… o cuando vamos tres amigas de compras y un mismo vestido puede ser el “ideal para una fiesta”, “un poco soso” o “de buscona” en visión de los ojos de cada una,… o una noticia relevante cause diferentes reacciones contra mas personas empiecen a opinar sobre ella,… el tiempo meteorológico… el sabor de un mismo helado… la opinión sobre una antigua tradición… etc.

Todo depende de qué personalidad este recibiendo la información que sea a través de sus sentidos. De la personalidad, de las experiencias que ha experimentado en su vida, etc.

Como dice Vilaseca :

Así, las personas intolerantes y dogmáticas estamos convencidas de que las cosas están bien o están mal en función de si están alineadas con la idea que tenemos de ellas en nuestra cabeza. En esta misma línea, los demás son buenos o malos en la medida en la que se comportan como nosotros esperamos. Así, la conciencia moral actúa como un filtro que nos lleva a distorsionar la realidad, impidiéndonos ver el mundo tal como es. Es la responsable de la mayoría de conflictos que dividen y destruyen la convivencia pacífica entre los seres humanos. Y eso que no es otra cosa que la suma de nuestros prejuicios y estereotipos. De hecho, la moral se sustenta sobre dos pilares: nuestras interpretaciones subjetivas y nuestros pensamientos egocéntricos. De ahí que limite nuestra percepción y obstaculice nuestra comprensión, siendo una constante fuente de lucha, conflicto y sufrimiento.

Pues eso, que una vez mas nuestra ignorancia e inconsciencia hacen que sobrevivamos, mas que vivir plenamente, en “modo automático”, con la “programación” adquirida desde el día en que nacemos.

En la medida en que trascendemos nuestra percepción moral de la realidad, podemos renunciar a que el mundo sea como nosotros hemos determinado que debe ser. Principalmente porque el mundo –y todo lo que en él existe y acontece– tiene derecho a ser tal como es, de la misma manera que nosotros tenemos derecho a ser tal como somos. Más allá de que estemos de acuerdo o no con lo que sucede, desde un punto de vista existencial es completamente legítimo que todo suceda tal y como está sucediendo. Y esta postura nada tiene que ver con la resignación, sino con la aceptación. La diferencia entre una y otra es nuestro grado de comprensión acerca de aquello que estamos observando. No en vano, la realidad es neutra. Verla de este modo requiere ir más allá de las limitaciones de nuestra mente.

Obviamente es un cambio de visión que requiere “entrenamiento”, pero es posible relajar nuestra moral impuesta y empezar a comprender que todos, nosotros y el resto, actuamos de la mejor manera que podemos en cada momento, por incomprensible e irracional que pueda ser a veces.

Y yendo un poco más allá, no podemos perder de vista que todos venimos a este plano terrenal a aprender, con un papel predefinido que desempeñar, en el fondo un servicio que prestamos a la evolución de la conciencia universal.

Al trascender nuestra subjetividad, empezamos a ver, a comprender y a aceptar que las cosas son como son. Así, la conciencia ética se sustenta sobre dos pilares: la objetividad de nuestras interpretaciones y la neutralidad de nuestros pensamientos. A diferencia de la moral –que nos guía hacia la división, la lucha y el conflicto–, la ética nos mueve hacia la unión, el respeto y el servicio. No se posiciona ni a favor ni en contra de lo que sucede. Más bien adopta una actitud neutral, yendo más allá de cualquier noción dual de la realidad.

No importa cómo sea la persona o la situación que tengamos delante. Ni tampoco lo que esté diciendo, haciendo o sucediendo. Al guiarnos por nuestra conciencia ética no perdemos el tiempo juzgando ni criticando lo que está ocurriendo. Esencialmente porque no interpretamos ni etiquetamos la realidad como buena o mala. Y gracias a esta nueva visión más objetiva empezamos a cultivar la humildad, una cualidad que nos permite comprender que las cosas siempre tienen una razón de ser que las mueve a ser como son. De ahí que frente a cualquier circunstancia de nuestra vida, la ética nos motive a elegir de forma voluntaria los pensamientos, las palabras, las actitudes y las conductas más beneficiosas para nosotros, los demás y el entorno del que formamos parte.

Texto azul extraído del artículo publicado por Borja Vilaseca en El País Semanal el domingo 19 de febrero de 2012.

Todo esto no querrá decir que estemos de acuerdo con todo lo que sucede, pero al poder verlo de una forma mas objetiva y neutra tendremos una mente más clara para decidir qué pensamientos y acciones podemos llevar a cabo, desde la parte de responsabilidad que nos competa, para que dicha situación evoluciones favorablemente.

Por todo esto tenemos que seguir observando a nuestra mente, continuar aprendiendo a gestionar su funcionamiento y también el estar en “modo observador”, para con nosotros y con los demás.

La vida será como tenga que ser, de nosotros depende el fluir con ella y cumplir nuestro Dharma, nuestro deber de servicio a la energía Divina.

Muchas gracias por estar ahí y por vuestra energía.

Un abrazo

Indali

2 comentarios en “La realidad es neutra.

  1. La vida, si estamos abiertos , nos pone delante aquello que nos sirve en cada momento. En mi caso, este artículo me ha abierto los ojos, y mucho, ante una situación muy difícil de gestionar que se me presenta en este momento.
    Muchas gracias por compartir !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s