Desaprender para poder aprender.

Hola cuadrilla!

Esta semana en las clases de la Sala de Yoga vamos a sintetizar un poco la idea de todo lo hablado en semanas anteriores.

Hemos hablado de la actitud ante la práctica de asana, de cómo esta actitud habla de nosotros en nuestra forma de actuar en el día a día. También hemos conocido datos curiosos sobre nuestro cuerpo físico para empezar a reconocer su labor, poder valorarlo y respetarlo como se merece.

Hasta hemos dado alguna pista para saber cuál es la verdadera Meta del Yoga y cómo alcanzarla,  buscando aquello que no cambia.

La cuestión, ¿para qué sirven todos estos datos? Para ampliar nuestro conocimiento y poder ser mas conscientes de como funcionamos, en todos los sentidos.

Y es que quizá tendríamos que haber comenzado el curso reconociendo nuestra ignorancia de la vida. Si, somos unos ignorantes, más de lo que podamos imaginar. Algunas personas almacenan más datos que otras en su mente pero luego viene el corroborar cuántos de esos datos son correctos y son realmente útiles. Información sobre nosotros mismos y sobre el mundo que nos rodea que tenemos que contrastar y confirmar. Creedme, cada día soy más consciente de lo mucho que queda por aprender.

Este reconocimiento de nuestra ignorancia y el trabajo de crecimiento personal que podemos realizar de la mano del yoga, mindfullnes, eneagrama, etc. va encaminado a partir desde este punto, el de darnos cuenta que tenemos mucho por desaprender y volver a aprender, de abrir la mente.

Uno de los primeros conceptos que tendremos que comenzar a conocer y a trabajar es nuestra personalidad, también llamada ego, yo inferior, etc. Observando, reconociendo, aceptando y actuando en consecuencia.

Nuestra personalidad o ego es el “personaje” que creemos que somos, la manera de pensar y de hacer que hemos ido grabando desde bebes, con las que nos hemos manejado hasta el día de hoy y con las que seguiremos viviendo, siempre y cuando no nos hagamos conscientes de ello y realicemos el trabajo que equilibrará nuestra consciencia.

La personalidad siempre va a estar ahí, tiene las características necesarias para el aprendizaje que nos corresponde en esta vida. El trabajo a realizar es  desidentificándonos de ella, de los famosos “soy así”, “siempre ha sido así”, “no puedo cambiar”, etc. y a la vez ir reconectando con nuestra verdadera esencia, lo que realmente somos, así dejamos de actuar de forma automática y comenzamos a vivir de una forma más plena y consciente.

Nuestra personalidad tiene su “lado oscuro” cuando vivimos de forma automática ( pasiones, prejuicios, etc.) y también tiene su “lado luminoso”, todo lo opuesto a nuestras actitudes programadas, una serie de valores por cultivar para dar lo mejor de nosotros mismos. De ahí que no tengamos que desechar nuestra forma de ser, sencillamente reconocerla, aceptarla y aprender a gestionarla. Insisto, se nos han dado estas actitudes para algo, todos tenemos un aprendizaje y un propósito en la vida.

 

img_2105

 

 

Y para terminar, quiero compartir un relato que leí hace unos días en el perfil de Borja Vilaseca, agitador de consciencias ( así se define) muy recomendable.

Me ha parecido que podría ayudar a entender lo que es vivir en la inconsciencia.

Dice así…

Cuenta una historia que el joven rey de un imperio se cayó de su caballo y se rompió las dos piernas. A pesar de contar con los mejores médicos, ninguno consiguió devolverle la movilidad. No le quedó más remedio que caminar con muletas.

Debido a su personalidad orgullosa, mandó publicar un decreto por el cual se obligaba a todos los habitantes a llevar muletas. Del día a la noche todo el mundo comenzó a arrastrarse ( en contra de su voluntad ) con el apoyo de dos palos de madera.

Las pocas personas que se rebelaron fueron arrestadas y condenadas a muerte.

Desde entonces las madres fueron enseñando a sus hijos a caminar con la ayuda de las muletas en cuanto comenzaban a dar sus primeros pasos.

Dado que el monarca tuvo una vida muy longeva, muchos habitantes desaparecieron llevándose consigo el recuerdo de los tiempos en que se andaba sobre las dos piernas.

Años más tarde, cuando el rey finalmente falleció, los ancianos que todavía seguían vivos intentaron abandonar sus muletas, pero sus huesos frágiles y músculos fatigados se lo impidieron.

Acompañados por sus inseparables muletas, en ocasiones trataban de contarles a los más jóvenes que años atrás la gente solía caminar sin necesidad de utilizar ningún tipo de soporte de madera. Sin embargo, los chicos solían reírse de ellos.

Movido por su curiosidad, en una ocasión un joven intentó caminar por su propio pie, tal y como los ancianos habían contado. Al caerse al suelo constantemente, pronto se convirtió en el hazmerreír de todo el reino. Sin embargo, poco a poco fue fortaleciendo sus entumecidas piernas, ganando agilidad y solidez, lo que le permitió dar varios pasos seguidos.

Curiosamente, su conducta empezó a desagradar al resto de habitantes. Al verlo pasear por la plaza, la gente dejó de dirigirle la palabra. Y el día que el joven, ya recuperado, comenzó a correr y saltar, ya nadie lo dudó; todos creyeron que se había desquiciado por completo…

En aquel reino, donde todo el mundo sigue llevando una vida limitada caminando con muletas, al joven se le recuerda como “ el loco que caminaba sobre sus dos piernas”.

Aquí os lo dejo para que reflexionéis un poco.

Un abrazo enorme para todos y que tengáis una feliz semana!

Indali

2 comentarios en “Desaprender para poder aprender.

  1. Que historia más rebeladora! Cuanta enseñanza hay en ella. Gracias por orientarme hacia el camino que me lleva a encontrar Eso que No Cambia en mi. Eres una gran persona y una gran guia. Eres luz.
    Montserrat

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s