Cuento “La fuerza interior”

Hola cuadrilla!

Esta semana que va a comenzar estamos de fiestas locales en Borja, mi pueblo, y en consecuencia no hay clase. Así que os voy a dejar un cuentito de esos con moraleja para que reflexionéis un poco sobre el tema que aborda.

Esta fábula la he escuchado en distintos momentos y versiones, la voy a reproducir tal y como la recuerdo hoy.

Dos niños paseaban en una mañana invernal cerca de un lago, que se había quedado congelado. Uno de ellos, de unos ocho años, le propuso al otro, un poco menor, caminar por la superficie helada para ver si se podría patinar, en cuyo caso irían a casa a por los patines.

Con sumo cuidado fueron dando pasos desde la orilla hacia el centro del lago. Vivían allí desde siempre y patinar en el hielo era algo muy común entre los habitantes del lugar, así que confiados examinaron la superficie.

El mas mayor de los dos iba primero, el otro le seguía a unos pasos de distancia.

De repente se escuchó un crujido y ambos niños vieron como una grieta comenzaba a crecer. La capa de hielo no era tan gruesa como pensaban.

Sin apenas tener tiempo para reaccionar, el suelo que había debajo del niño mas mayor se rompió y cayó al agua helada. Intentaba patalear y agarrarse al borde pero en cada intento terminaba resbalando y sumergiendo otra vez.

El otro niño, muy asustado, gritaba pidiendo auxilio mirando hacia los lados en busca de la figura de algún adulto. No veía a nadie y su amigo estaba cada vez mas cansado.

Finalmente el niño que estaba fuera se acercó con determinación y cuidado al agujero en el hielo y sin saber muy bien qué estaba haciendo le ayudó a salir del agua.

Pasado ya un rato y después de haber ido a sus casas a cambiarse de ropa y contar lo sucedido a sus padres, todos volvieron al lugar de los hechos para explicarlos mejor.

Los adultos no salían de su asombro e incluso les costaba creer la versión de los muchachos, ya que no daban crédito a que el chiquillo hubiese podido sacar del agua al otro.

Otras personas de la aldea se acercaron también al escuchar la noticia y ponían atención oyendo la conversación entre los padres de los niños, siendo incluso testigos de como recriminaban a los pequeños que no estaba bien mentir, pues seguían sin creerles.

Una de las personas que observaban la escena se acercó a ellos y les dijo: “ yo creo al muchacho”, uno de los padres le dijo que no podía tener la fuerza suficiente, seguro que no había sucedido así o alguien mayor que ellos había estado implicado.

La persona volvió a insistir en la veracidad de la historia y le dijo a todos: “ el muchacho si ha podido hacerlo, pues no tenía a nadie cerca para decirle que no sería capaz”.

Todos tenemos dentro la fuerza necesaria para afrontar la vida que nos ha tocado vivir, solo tenemos que creer en ello, escuchar nuestro en interior.

Que tengáis un buen comienzo de semana y gracias por dedicar parte de vuestra energía a leer estas líneas.

Indali

Un comentario en “Cuento “La fuerza interior”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s