Experiencia grupal en Casa Alberite

Muy buenas cuadrilla!!

Hoy vengo para compartir con vosotros lo que fue el primer encuentro de profesores de nuestra promoción, el pasado fin de semana en Casa Alberite.

Contado desde mi experiencia personal, y compartiendo con el permiso de todos los que allí dejaron su esencia, aquí os dejo lo que significó dicho encuentro.

Dos años viéndonos un fin de semana al mes, compartiendo experiencia, michas horas de convivencia, charlas, soltando demonios internos, dejándonos llevar por una situación común como es una formación de Yoga, pueden parecer mucho tiempo pero para el grupo de personas que componemos la 33 promoción de profes, formados en el Ashram Sanatana Dharma, han sido poco.

En diciembre de 2017, cuando terminó el segundo curso, fuimos conscientes de que queríamos seguir viéndonos. Seguir compartiendo experiencias, aprendizaje y ser partícipes de nuestras vivencias personales.

Pues si algo nos quedó muy claro en diciembre, al terminar, es que nuestro camino evolutivo acababa de comenzar una nueva etapa, que faltaba mucho por aprender y sobretodo por integrar. Hacer que la teoría pase a ser comprendida no sucede de un día para otro. Hace falta mucha práctica, a todos los niveles.

La cuestión es que surgió la idea de organizar un encuentro de fin de semana para ponernos al día. Así lo propusimos al grupo y la aceptación fue plena.

Con el tiempo se plantearon las fechas y el lugar. Vendrían a Borja, mi pueblo. Geográficamente está bastante centrado a todos y eran muchos los que mostraban interés en venir por estas tierras.

Cuando se fue sabiendo cuántos seriamos comencé a buscar alojamiento y la vida fue colaborando para que finalmente terminásemos en Casa Alberite, en Alberite de San Juan, un pueblo a 5 min de Borja. Tranquilidad asegurada con una población de menos de cien habitantes, en la ribera del Huecha y con vistas al Moncayo.

Hablé con Ana, quien regenta esta casa con mas de 200 años de historia, restaurada con un mimo y respeto palpables en cada rincón.

Ya teníamos el lugar, el espacio, el éter.

Llegó el día y los primeros compañeros fueron llegando. Me ha costado creer que estaban aquí, el agradecimiento por hacer el esfuerzo para acercarse es infinito.

De Valencia, Navarra y País Vasco.

La casa te recibe y te recuerda para qué ha sido creada.El original pasaplatos de la cocina al comedor.Rincones llenos de encanto.

Vieron la casa, nos fuimos instalando en la diferentes habitaciones.

Descubrieron la maravillosa sala con la que cuenta la casa.

Un espacio creado y bendecido para la práctica espiritual.

Poco a poco fuimos dando forma y vida al fin de semana. Creando momentos que quedarán guardados en nuestra memoria para siempre. Esa era la principal idea del encuentro, ser y estar, compartir en momento, sin pretensiones, sin forzar nada.

Compartimos charradicas, prácticas meditativas, mantras, asanas, paseos por la zona, experiencias personales vividas durante estos meses,… y lo mejor, nuestra propia presencia.

El padre de uno de los compañeros nos maravilló con una relajación acompañada por tambores Chamánicos. Una experiencia única!!

Y así, disfrutando e intentando estar lo más presentes posible en cada instante, transcurrió el fin de semana. Felices y recargados de energía del grupo, nos despedimos para continuar cada uno desde nuestro lugar.

Personalmente ya necesitaba un encuentro de este tipo. Cuesta desapegarse de los buenos momentos vividos durante el curso.

De la casa, tengo que decir que estoy especialmente maravillada por la sencillez y la energía tan pura que desprende.

Cuando le fui a devolver las llaves a su dueña ya le comenté que la voy a tener muy presente por si algún día me siento preparada para llevar a cabo algo que requiera su uso. Muy recomendable de verdad!!

Como pura recomendación personal os dejo el enlace a su página web para que podáis echar un vistazo y opinar vosotros mismos sobre ella. Aunque lo mejor sería que la vierais persona, claro.

Y hasta aquí una experiencia más que añadir , solo que en este caso ha sido una situación buscada y pensada para generar ese buen recuerdo.

Teniendo en cuenta que la vida está llena de situaciones y no todas son esperadas o agradables, está bien equilibrar la balanza con experiencias deseadas y positivas, no os parece? La decisión está en nuestras manos. Crear buenos momentos y recuerdos es más sencillo de lo que pensamos.

Muchas gracias por prestarme vuestra atención!!

Indali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s