Juzgar o no juzgar.

Muy buenas!!

Qué tal lleváis estos días de tiempo alocado primaveral a tope?!! Cómo de agitadas pueden ser las transiciones dentro de los cambios, verdad?! En fin, toca aprender a fluir.

Os cuento un poco de que hemos hablado esta semana en las clases.

Cuántas veces hemos comentado que tenemos que intentar evitar emitir juicios, no juzgar esto, juzgar lo otro, sobre todo no juzgarnos a nosotros mismos.

Pues bien, vamos a ver a qué se refiere exactamente esta idea de no juzgar.

Primero de todo es saber la definición de juzgar, emitir un juicio, crítica u opinión. Para poder emitir un juicio deberíamos de contar con el mayor porcentaje de datos ( 100% igual es mucho pedir, pero si un noventa y tantos largo) y que estos fueran reales, verídicos.

Visto esto ya podemos llegar a la conclusión de que la mayoría de nuestros juicios no lo son, lo que realmente son es prejuicios. Pensamientos y opiniones emitidas en base a suposiciones y datos generalmente incorrectos.

Con esto casi se podría dar por terminada la conversación, a que sí. Seguramente, siendo sinceros con nosotros mismos, habremos llegado a la conclusión de que constantemente estamos emitiendo juicios incorrectos y, lo peor de todo, totalmente innecesarios.

Qué consecuencias puede tener emitir estos juicios distorsionados para nosotros?

Lo primero, estaremos afianzando en nuestra mente una idea que en gran parte, o en su totalidad, es errónea. Esto hará que vivamos engañándonos a nosotros mismos.

Por otro lado, generalmente construimos estos falsos juicios o prejuicios una connotación negativa sobre la situación, persona o cosa a lo que lo estamos dirigiendo. Esto quiere decir que estamos moviendo una energía negativa, destructiva, y la estamos generando en nuestro interior, nosotros somos los primeros en recibir esa energía negativa.

También, emitir con excesiva facilidad este tipo de falsos juicios o prejuicios, dice mucho de nosotros mismos.

Para esto he usado un ejemplo personal. En las clases he comentado que todos en algún momento nos hemos sentado en un banco o en una de las terrazas que existen en la plaza principal de nuestro pueblo o en el parque. Por ejemplo, ahora que llega la primavera, los abrigos comienzan a quedarse en casa y comenzamos a ponernos ropas más ligeras y alegres. Pues bien, a quien no le ha pasado estar contemplando cómo transcurren las personas por la calle y la vocecita de nuestra mente empezado a juzgar y a prejuzgar a todo bicho viviente que pasaba por delante. “ vaya pinta lleva esa!”, “ se habrá mirado al espejo, vaya pelo!”, “maño, cómo se ha engordado fulanita”, “ Y esos, están juntos o qué, menudo notición!”, etc. etc.

No sé a vosotras, en mi cabeza veces han sonado este tipo de frases, eso sí, cada vez menos jeje.

Pues bien, después del trabajo mental realizado durante los últimos años, de las lecturas, las reflexiones y todo lo que buenamente he podido ir aprendiendo e interiorizando, he sacado la conclusión de que todos esos prejuicios decían más de mi propia inseguridad y mi falta de valoración que lo que yo podía expresar sobre esas personas, a las cuales, en la mayoría de los casos, no conozco lo suficiente como para emitir ningún juicio.

Hoy por hoy puedo decir que esa vocecita de mi cabeza ya vive un poco más relajada y no es que ya tenga todo el trabajo realizado, no, pero soy más consciente de lo que tengo que seguir trabajando en mí y en ello estoy.

Por otro lado, están esas situaciones incomprensibles que oímos constantemente en noticias, en el boca-boca de cada localidad, en nuestras propias vidas personales y en las que más nos cuesta contener nuestros juicios y prejuicios.

De esto también hemos hablado días atrás en las clases, hay momentos en los que nuestra mente razonadora no va a poder encasillar y razonar la situación de turno, y ahí será cuando tendremos que aplicar esa respiración consciente y ese confiar en la vida, sabiendo que todo tiene un por que y un para qué. Aunque tardemos tiempo en averiguarlo.

En varias charlas y lecturas ya he escuchado la idea de que las acciones si son juzgables pero lo que no podemos juzgar, en la mayoría de los casos, es a las personas implicadas. Por la sencilla razón de que no tenemos ni idea de lo que pasa en sus vidas y por su mente para haber llegado a cometer o a participar de esas acciones que son tan incomprensibles.

Cada mente es un mundo y una mente totalmente inconsciente y descontrolada es capaz de emitir la orden más incomprensible. En todos está la capacidad de dar la vida y de quitarla, en todos está la capacidad de elaborar un hermoso plan o el más malvado que te puedas imaginar.

A día de hoy, en este preciso momento, ni yo que he escrito estas líneas ni tu que las estás leyendo podemos asegurar que a lo largo de nuestra vida vayamos a cometer la mayor atrocidad que podamos imaginar. Yo no puedo asegurarlo, y tu?

Por eso, tendríamos que ser un poco más reflexivos antes de opinar tan alegremente como lo solemos hacer, sobre todo de situaciones de las que realmente no tenemos ni idea de qué ha podido pasar.

De todos modos, el tema de hoy es un tema muy personal, según la percepción de cada uno vamos a tener distintas valoraciones y es lo normal. Pero, como todo, bien merece una reflexión de vez en cuando por si hay que actualizar alguna de las ideas.

Así que como siempre os invito a reflexionar sobre ello, intentando tener presente la idea principal de lo que hace falta para poder emitir un juicio, conocer el máximo de datos posible y que sean reales.

Muchas gracias por haberme prestado parte de vuestro valioso tiempo y atención. Os deseo un muy buen día!

Indali

2 comentarios en “Juzgar o no juzgar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s