Pequeña fábula

Muy buenas a todos!

Esta semana vamos a tener presente de nuevo la importancia de parar a pensar antes de hablar y actuar. Sobretodo para no juzgar sin saber, o sea, casi siempre.

Lo hacemos con este estracto de Las fábulas de Esopo.

” El hombre y la hormiga”

Un día se fue a pique un navío con todos los pasajeros dentro. Un hombre, testigo del naufragio, decía que las decisiones de los dioses eran injustas, puesto que, por perder un solo ímpio*1, habían hecho perecer también a muchas personas inocentes.

Mientras así hablaba, sentado en un sitio que estaba muy cerca de un hormiguero, sintió como una hormiga subía por la pierna y le mordía. El hombre, para castigarlas, las aplastó a todas.

Entonces se le apareció Hermes, y dándole con su caduceo*2, le dijo: – Admitirás ahora que los dioses juzgan del mismo modo que tu juzgas a las hormigas?

Cuando ocurre alguna desgracia, no blasfemes contra los dioses ( la vida ), mas examina tus propias faltas.

*1- persona que no demuestra devoción o respeto religioso.                *2- vara con la que se representaba a Hermes, en la que se enroscaban dos culebras. Era un símbolo de la Paz, hoy en día lo es de la medicina y el comercio.

Más observar y menos juzgar...

Este texto sirve para recordar que todos estamos en el proceso evolutivo, nadie somos mejor ni peor que nadie.

Muchas gracias por leerme y que tengáis una buena semana!

Indali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s