Cómo construir un “adulto” fuerte.

Muy buenas gente!!

Hace unos días hablé del diálogo interno, la importancia que tiene hacernos conscientes de cómo es para poder funcionar de forma menos automática y mas adulta.

Precisamente funcionar desde el “modo adulto” es lo que nos dice la psicología transaccional que tenemos que hacer para que el “padre” y el “niño” que todos tenemos en nuestra cabeza no nos amarguen la vida.

Nuestro “adulto” se va forjando con los años, desde el momento en que comenzamos a ser mas independientes ( cuando comenzamos a caminar ) se descubre ante nuestros ojos un mundo lleno de novedades que poco a poco vamos descubriendo. Experimentamos, cuestionamos, tomamos decisiones y llegamos a razonamientos sin la ayuda de nadie mas. Ahí comenzamos a crear a nuestro “adulto”.

Cuando llegamos a la edad adulta tenemos que procurar que sea esta manera de actuar, la del “adulto” la que dirija nuestros pensamientos. Principalmente esto ocurrirá cuando seamos capaces de cuestionarnos la cosas e intentemos llegar a razonamiento propios y contrastados.


Hoy vamos a ver cómo podemos construir un “adulto” fuerte y firme en su propósito.

  • Lo primero que tenemos que hacer es reconocer a nuestro “niño” que es pura emoción, sentimientos, frustraciones, fantasías, etc. Y también reconocer a nuestro “padre”, los miles de grabaciones que guardamos en la memoria en los primeros años de vida, escuchadas a nuestros padres y adultos que nos rodeasen en esos momentos.
  • Haciéndonos conscientes de nuestras realidades psicológicas seremos capaces de ver esos comportamientos en los demás y nuestra misión en ese “modo adulto” será acariciar al “niño” de los demás. Muy importante si queremos mantener unas relaciones estables y tranquilas. Imaginad que llega alguien que conocemos ( o no) y comienza a contarnos el día tan horrible que ha tenido, lo mal que se siente, que todo es una mierda, etc. Si somos capaces de escucharle un tiempo adecuado ( ni poco ni mucho), atenderle y expresar nuestra comprensión hacia su estado, es probable que su niño se calme y la conversación continúe de una forma mas positiva y adulta. Imaginad también que pasaría si en cambio comenzamos a cortarle la conversación porque no nos apetece escuchar quejas de nadie, ya que nuestro día tampoco ha sido el mejor. Seguro que podéis ver la diferencia, no?
  • Otra acción que puede ayudarnos es contar hasta diez. Algo muy típico pero que en muchas ocasiones da resultado. Mientras contamos damos tiempo al cerebro a procesar datos, ordenar las ideas antes de contestar o accionar de la manera que sea. Recordad que la cuestión es que no salte nuestro automático.
  • Ante la duda, abstenerse. Como dijo nuestro profesor, “no podemos rectificar aquello que no hemos dicho o hecho”. Pues eso, si no nos vemos seguros de lo que tenemos que hacer, mejor esperar.
  • Elaborar y tener muy clara una escala de valores éticos. Muy importante de cara a nosotros mismos pero sobretodo para vivir en armonía con las personas que nos rodean. Somos una sociedad de grupo, de comunidad y aprender a respetarnos ha de ser la base de todo.

Y esto es lo que la psicología transaccional propone para ir tomando conciencia de estas tres realidades psicológicas que nos conforman.

Una gran trabajo por llevar a cabo que sin duda nos ayudará a continuar nuestro camino en el sendero evolutivo, porque si, aquí estamos para aprender y evolucionar.

Muchísimas gracias por leerme y que tengáis una muy buena práctica.

Luz para tod@s!

Indali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s