El poder de la intención.

Muy buenas!!

Hace ya unos días que me estáis oyendo y leyendo decir eso de que, aparte de escuchar nuestro diálogo interno es esencial, añadir una intención a la hora de practicar una asana hará que nuestro trabajo con esa postura seas más eficaz, pero qué es eso exactamente.

Bien, para mi la intención en este caso es un pensamiento dirigido a una acción concreta. Sabemos que los pensamientos son energía, que en aquello que pensamos en aquello nos convertimos y que por esto mismo prestar atención a la vocecilla de nuestra mente es tan importante.

Lo ideal sería que esto lo llevásemos a cabo a todas horas del día, en cada una de nuestras acciones. Como es mas complicado de lo que parece empezaremos practicando en situaciones cotidianas y también en la esterilla de yoga, mientras hacemos las asanas.

Qué misión ha de tener esta intención que vamos a sumar a nuestras posturas? Pues la de darle un valor añadido al trabajo que estamos realizando, como dicen algunos de mis profes “es un sumar”.

Imaginad que estamos trabajando una flexión hacia delante ( pinza por ejemplo ) y como suele suceder sentimos la tirantez de la parte posterior de las piernas, la rigidez de nuestra espalda y la poca movilidad de nuestra cadera.



Ok, en la parte física ya sabemos que hacer, inhalando alargamos la columna y al exhalar flexionamos un poco mas.

Pero, y en nuestra mente? Qué pensamientos rondan por ella?

Si en ese momento estamos escuchando mentalmente frases como “ hoy no doblo ni pa´tras”, “madre mía cómo tira todo!”, “en la vida voy a mejorar esta postura”, etc.

Qué pensáis? Que estos pensamientos ayudan o no.

Si estamos realizando todo este trabajo para sentir un cambio en nuestra vida, tenemos que observar este tipo de diálogo y cambiarlo para que, en conjunto, el trabajo que estamos realizando sea mas eficaz.

Y os invito a que lo probéis en vuestra próxima práctica, casera o en clase. Porque ya sabéis que la mejor manera de integrar algo es viviéndolo en primera persona.

Así que, qué tal si probamos con estas frases: “ acepto mi cuerpo tal cual se encuentra en este momento “, “ me permito liberar las tensiones de mi cuerpo “, “ soy flexible “, “ me abandono a la postura “, etc.

Podéis crear vuestra propia intención, siempre en primera persona, en positivo y relacionada con la acción que estemos desarrollando en esa asana.

La intención tiene que ser clara y amorosa. Qué quiere decir esto? Que sea una intención sin dudas y sin desear el fruto de la acción, o sea sin ego, sabiendo que lo que estamos haciendo es bueno para nuestro camino evolutivo y también para el de los demás ( si, nuestro trabajo también contribuye al sendero de toda la Humanidad, ya hablaremos de esto ).

El poder de la intención está en la confianza total en ese propósito ( sea el que sea ), esto es lo que nos permitirá relajarnos mas , aliviando tensión muscular ( en el caso de las asanas ) y ayudando al propósito que estemos llevando acabo.


Con todo esto que vamos hablando, semana tras semana, espero que por lo menos lo reflexionéis y probéis, ya veréis la diferencia.

Muchísimas gracias por leerme y que tengáis un buen día!!

Indali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s