Viaje a Ordesa y Bujaruelo

Muy buenas!!

Como ya pudisteis ver en Instagram, este fin de semana pasado viajamos al Valle de Ordesa y Monte Perdido, en Huesca.

Era algo que llevaba en mente desde hace… puf… ni lo se. Como amante del otoño que soy visitar este parque nacional en estas fechas era como un sueño para mi.

Ordesa ya tuve el placer de recorrerlo hace mas de quince años y tenía un gran recuerdo de esa escapada, pero fue en verano y aunque es igualmente precioso en todas las estaciones no es lo mismo.

La cuestión es que para algo hemos cambiado de vehículo, no? Para que realizar este tipo de escapadas de fin de semana sea mas sencillo.

Pues bien, fijaros lo que cuesta cambiar a la mente de forma de pensar, aun teniendo la furgoneta, la intención clara de para qué tenemos y sabiendo que al viajar así el gasto se minimiza lo que uno mas o menos quiera ( porque si te llevas la comida de casa solo queda como gasto a mayores el combustible ), pues aún así en mi mente había un leve y extraño sentimiento de… no se bien como llamarlo… culpa, egocentrismo, de no merecer realizar el viaje… como si fuera un capricho…

Vamos a ver, siempre se puede ver así, no es algo en lo que nos vaya la vida, claro está. Pero si es algo que si entra en nuestro “plan” de futuro, viajar a mas lugares para vivir experiencias en primera persona. Y como parte de ese plan, que ya comenzamos a gestarlo cambiando el vehículo, porque no nos lo íbamos a merecer? En fin, cuestión de observar a la mente y a las emociones para averiguar de donde surgen esos sentimientos.

Así que antes de dejar que ese sentimiento me fastidiara la experiencia, repetí el mantra “ soy merecedora de todo lo que la vida me ponga por delante”, mentalmente y unas cuantas veces y el viernes comencé a preparar las camas y la comida para partir por la tarde hacia nuestro destino.

La verdad es que tenía tantas ganas de que experiencias de este tipo llegaran a mi vida que pienso que mi mente no se lo terminaba de creer. Como si estuviera esperando la noticia que se llevara al traste la salida.

Y no penséis que he vivido enclaustrada toda mi vida, que no, pero si con la sensación de no hacer todo lo que me gustaría en lo que respecta a viajar. Bien porque el dinero no se estira todo lo que uno quiere o porque sencillamente de “adaptas” a las circunstancias y lo vas dejando pasar, pero siempre he anhelado visitar mas lugares en primera persona.

Tenemos un planeta tan grande y tan maravilloso!

La cuestión es que el viaje ha sido una MARAVILLA. Ordesa está hermosísimo en otoño, el clima ha acompañado y con mis chicos soy la mas feliz del mundo, el convivir la 24h como lapas no es un problema para nada.

En lo que respecta al mundo furgovan si que he de reconocer que estamos verdes y nos queda mucho por aprender. Pero la experiencia ya nos ha ido indicando cuales son las siguientes reformas a realizar para la comodidad mejore. Ojo! Hemos dormido genial, que eso siempre ha sido lo que mas me preocupaba.

Si este mundillo os atrae, o estáis pensando en lanzaros a la aventura de los viajes en furgoneta, hay un montón de webs donde se comparte todo lo que se necesita saber. Incluso hay blogs de gente que va contando su experiencia.

Aquí os dejo algunas

furgovw.org  furgosfera.com  viajandoenfurgo.com furgoneteo.eus

Por qué viajar a la naturaleza? A la montaña? No lo se, pero me enamora. La inmensidad que te hace sentir insignificante en el sentido de humildad, la luz que es mágica, los olores, los colores ( especialmente en otoño), los sonidos, todo es transformador. Al menos para mi. Y con la suerte de que a mis chicos también les gusta, no se si tanto como a mi pero les gusta.

El sábado estuvimos visitando el Valle de Ordesa por la ruta clásica que recorre el valle hasta llegar a la Cola de Caballo, una preciosa cascada donde, a sus pies, comimos y descansamos antes de comenzar la vuelta.

Recién aparcados en las praderas

El río Arazas que discurre por el valle
Cascada Gradas de Soaso
Recorriendo el circo de Soaso
Cascada Cola de Caballo

Al día siguiente descubrimos el Valle de Bujaruelo, al lado de Ordesa. No lo conocíamos y nos encantó, volveremos seguro ya que hicimos una de sus rutas cortas pero hay otras que llevan a ibones y pintan muy bien. Quizá la única pega de este valle sea el acceso, no es el mas cómodo ( hay trozos de cemento rayado y otros de tierra) pero una vez que te acostumbras a los baches se lleva bien, no es mucho recorrido. A mitad de camino hay un camping y al final otro con zona para furgos y caravanas. Recomendable de verdad.

Valle de Bujaruelo
La increíble transparencia del río Ara
Las vacas al sol, viven por ahí, sueltas.

Y hasta aquí nuestro primer finde en furgo, el primero de muchos, espero. Si todo va bien la siguiente escapada será a Gallocanta para disfrutar del vuelo migratorio de las grullas, aves que me encantan.

Con esta entrada espero que os animéis a salir al aire libre, recorriendo caminos, descubriendo rincones o contemplando puestas de sol. Sea como sea moveros, llenaros de experiencias nuevas y estimulantes que enriquezcan vuestras vidas!

Muchas gracias por leerme!

Indali

Un comentario en “Viaje a Ordesa y Bujaruelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s