Diálogo interno

Muy buenas!!

Esta semana vengo con uno de los temas que tratamos este verano en el curso de formación fue el diálogo interno, algo que me parece esencial trabajarlo en cada uno de nosotros. Ahora entenderéis por qué.

Qué es ese diálogo interno
, pues la voz de nuestra mente, los pensamientos.

Nuestra mente está activa las 24h del día y se dice que el 90% de nuestros pensamientos surgen de forma inconsciente, vamos, que hablamos y actuamos de forma automática prácticamente a todas horas. Puede parecer exagerado pero eso es porque ni siquiera somos conscientes de ello.
Cómo podemos hacernos mas conscientes de esos pensamientos (teniendo en cuenta que no es necesario escuchar el 100% ya que nos volveríamos locos), vamos a verlo.

Lo primero tenemos que observarnos
en las situaciones mas sencillas y comunes de nuestro día a día. Mejor en situaciones rutinarias que en una que nos cueste administrar.

Qué oís en vuestra cabeza al ver esta postura? …

Qué tenemos que observar, pues esa vocecita que nos habla, lo que vamos pensando en cada momento.

Esta tarea la realiza nuestro “ adulto
”, esa realidad psicológica que se describe en el libro “ Yo estoy bien, tu estás bien” del cual os hablé la semana pasada y os recomiendo leer. Nuestro “adulto” tiene que cuestionar nuestros pensamientos y todos los datos que recibe a través de los sentidos.
Para qué, pues para que pueda intervenir y desmontar los mensajes, quedándonos solo con la información útil y descartando aquella que en ese momento no nos ayuda para nada.

Tenemos que ser capaces de limitar la críticas destructivas del “padre”
que nos desvalorizan, razonando su inconsistencia.

El “padre” es la realidad psicológica que usa las miles de grabaciones de nuestros padres o tutores en nuestros primeros años de vida. Normas, miles de “no”, otros tantos “ no hagas eso” y demás. El “padre” no es todo negativo, también son las normas cívicas, como mirar antes de cruzar una calle y otros muchos aprendizajes que nos ayudan a ser personas independientes el día de mañana. Todas estas grabaciones no pueden borrarse y se irán repitiendo durante toda nuestra vida.
Por último, proteger al “niño”, que es el que se siente mal. Nuestro niño es emoción pura, son los sentimientos asociados a recuerdos y que afloran en las situaciones que vamos viviendo, a veces sin saber muy bien porque.
Voy a poner un ejemplo para que lo entendáis mejor.

Imaginad que un día os dejáis las llaves dentro de casa y cuando vais a entrar… sorpresa!!

Que pasaría por vuestra cabeza en ese momento, pensadlo por un momento. “ Que torpe eres!”, “ siempre te pasa lo mismo”, “ si es que vas siempre con prisas y luego pasa lo que pasa”, “ a ver de dónde saco un cerrajero a estas horas”, “ con el hambre que tengo”, “ no voy a llegar a clase de yoga!”, “ ya veras cuando se entere mi marido/mujer/padre/madre/etc.”, etc. etc.
Observemos todo este batiburrillo de pensamientos y cuestionemos cuántos de ellos son útiles en un momento como este…”a ver de dónde saco un cerrajero” y ya, también estaría bien decirnos “tranquila, al final la puerta se abrirá”. Todo lo demás sobra y además nos quita energía para llevar a cabo la principal tarea, buscar al cerrajero con calma y eficacia.

Qué, os suena ya esa vocecita o no?

Pues bien, siendo conscientes de que esa “voz” está ahí y va adoptando esas diferentes realidades psicológicas sólo queda comenzar a trabajar la observación personal y comenzar el cambio.

Vale que las miles de grabaciones no se pueden borrar pero podemos crear grabaciones nuevas de forma consciente para que poco a poco vayan actuando de forma habitual.

Como he dicho al principio, mejor comenzar el trabajo en situaciones cotidianas para que cuando llegue otra mas inesperada sepamos reaccionar mejor.

Sin ir mas lejos, en la práctica de asana es un buen momento para vigilar nuestro dialogo interno, no os parece? 


La pinza es una excelente asana para observar nuestro diálogo interno.


Cada postura en la que sentimos el estiramiento intenso, en la que tenemos que mantener la concentración, la fuerza, el equilibrio, etc. Qué pasa por nuestra cabeza en ese momento, qué cosas nos decimos? Observadlo e intentar cambiar la conversación, si es necesario.
Ante este trabajo personal hay que tener en cuenta una cosa, tenemos que ser sinceros con nosotros mismos, si no de poco servirá.

Si en algún momento la situación nos desborda, somos conscientes de ello pero no sabemos actuar, podemos hacernos estas preguntas: ¿ cómo me siento?, ¿ qué lo ha provocado ?, ¿ qué me estoy diciendo? Analizando todas las respuestas, las frases que escuchemos: cuáles me potencian y cuáles me limitan, qué grado de verdad presentan y sobretodo, qué es lo peor que me puede pasar si controlo ese diálogo interno? que diga o haga algo diferente que pueda cambiar el resultado?, eso es lo que buscamos, no?. Quizá no acertemos a la primera pero habremos aprendido para la siguiente, no os parece?
Son muchas grabaciones, actitudes y maneras de actuar a modificar, no podemos hacerlo de un día para otro.

Así que después de esto, os propongo que lo llevéis a la práctica y si queréis me contáis qué tal
.
Con este tema del diálogo interno voy a continuar unas semanas mas, da para mucho.

Deseo que tengáis un buen finde semana, muchas gracias por leerme y por estar ahí cada día en las redes sociales!
Un abrazo

Indali

5 comentarios en “Diálogo interno

  1. Cómo me alegro que hayas retomado las publicaciones semanales del blog…este tema es muy bueno además. Yo este año, tb espero retomar las clases de yoga. Así que buenos propósitos para este curso que comienza. Un abrazo Blanca!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s