Mis fines de semana en Cestona

Muy buenas yoguis!

.
Hoy os voy a contar que tal me va los fines de semana que tengo curso de formación en Cestona, Guipúzcua. Ya sabéis que estoy en el primer año de formación de profesores donde al terminar recibiré un diploma como instructora de yoga.
El curso va a durar todo el año, tengo que acudir un fin de semana cada mes y en verano estaremos más días.
De momento llevo tres fines de semana y el balance no puede ser más positivo!

Me encanta el sitio, los profesores, los compañeros y la convivencia es muy especial.

 

image
En una antigua vía del tren, ahora vía verde.

 

Los fines de semana son muy intensos, el horario esta muy bien aprovechado. Desde antes de las nueve de la mañana hasta las doce de la noche, los sábados son un no parar de clases de todo tipo, comidas y tareas asignadas. También tenemos un ratito libre al principio de la tarde que suelo aprovechar para dar un paseo por los alrededores, si el clima lo permite, con algunos compañeros. Los paisajes son los típicos del norte, pero no me canso de disfrutarlos, soy más de verde y monte que las cabras!
El domingo vuelve a ser intenso pero más corto. A las tres y media ya hemos terminado y comenzamos el camino de vuelta.
Vamos de muchos puntos de la península, hasta de Valencia y de Galicia. Por lo que hay compañeros que tienen muchas horas de coche por delante.

Las clases abordan desde las diferentes técnicas que el yoga nos aporta para alcanzar la meditación, la meta final; hasta la clase de anatomía, la ciencia del sonido donde estudiamos los mantras, los yoga SUTRAS de Patanjali, la ciencia del sendero donde se nos enseña la verdadera esencia del yoga y también una clase donde comentamos el Bhagavad Gita, antiguo texto hindú del que ya os hablaré más adelante, que tiene su miga.

Por supuesto también hacemos clases de asanas, con la particularidad de que somos los propios alumnos los que las impartimos, para ir practicando!
La verdad es que de primeras nos dejó un poco descolocados pero ya hemos entendido la importancia de hacerlo así, la mejor manera de aprender es experimentar!

Por mi parte, como reconozco que algo de práctica ya tengo, me anime el mes anterior y me ofrecí voluntaria, si no salen voluntarios va por orden de lista! Jeje
La experiencia personal fue muy pero que muy gratificante, estuve bastante tranquila e intente hacer una clase coherente y que todos los asistentes pudieran llevar. Somos un montón, casi setenta y vamos desde los dieciocho años hasta taitantos largos, no sé quién es el más mayor.

En general creo que gusto. Pero lo mejor es disfrutar de las clases de los demás compañeros, ya que de todos se aprende algo. Muy enriquecedor!

 

image
Ashram Sanatana Dharma

 

Después, al llegar a casa, toca repasar y pasar a limpio los apuntes, volver a escuchar las clases ( ya que las grabamos y viene muy bien) y seguir leyendo, estudiando y practicando!

Y es que el mejor maestro somos nosotros mismos.

Así que ya sabéis, a practicar y no sólo en la esterilla, las 24h.!!

Os deseo un muy buen fin de semana!
Muchísimas gracias por estar ahí cada día!

Blanca

13 comentarios en “Mis fines de semana en Cestona

  1. Yo sólo he tenido oportunidad de asistir a clases de yoga unos meses, y fue con una profesora formada en Cestona. Era con gente mayor, así que la mayor parte de las dos horas la pasábamos respirando y relajándonos, asanas pocas y sencillas. Soy una persona muy activa y de exteriores, y algo así me hubiera hecho abandonar tras el primer día. Y no fue así gracias a ella, que te hacía amar hasta el más tedioso pranayama, salías como nueva! La leyenda dice que es el caso con la gente formada en Cestona, así que seguro serás una fantástica profesora!! Y una valiente dando clase de las primeras!!

    Me gusta

  2. Hola Blanca! Me alegro muchísima de que haya una bloguera en sanatana dharma!! Que bien, ánimo, cuentanos… Yo hice el curso hace varios años y … me enganché jajaja.. Es tanto lo que ofrece el ashram y sobre todo nuestro Maestro Madhava que resulta más imposible alejarse mucho tiempo de la fuente.. Así que muchos ánimos, es una experiencia transformadora.. Hice el curso solo para saber algo más de Yoga, tenía una vida con trabajo, familia etc, no quería ser profe y… ahora tengo una escuela jajajaja. Un abrazo grande, sigue escribiendo. Om Shanti

    Me gusta

    1. Muchas gracias Céline por tus palabras! Es un honor viniendo de alguien que ha pasado por la misma experiencia y en el mismo lugar.
      Como tú dices, está siendo toda una experiencia y todavía queda mucho por disfrutar. De momento todo lo que puedo decir es positivo y mis ganas de aprender no han hecho más que aumentar.
      De momento seguiré aprendiendo y sobretodo viviendo el yoga. Y lo de compartir es algo que me llena y me enseña mucho, así que por descontado que seguiré!
      Muchas gracias por compartir tu experiencia y por leerme.
      OM Shanti

      Me gusta

  3. Yo también he pasado por ese lugar, y tengo algunos benos recuerdos, de la gente claro, pero según pasan los años cada vez que lo recuerdo me siento más estafado, cada vez me parece más una secta,

    Me gusta

    1. Hola Federico, gracias por aportar tu opinión. Seguro que tienes tus razones para tener esa sensación.
      Y está mas que claro que la percepción personal de cada uno en cada momento es la que nos sirve.
      Si no era tu lugar mejor que te dieras cuenta a tiempo 😉

      Me gusta

      1. bueno, en realidad creo que no es el lugar de nadie, algún día volveré a ver cómo siguen Madaba y Druba y demás, aunque me temo…
        Y digo que creo que no es el lugar de nadie.., o de casi nadie, por que creo que lo mejor que se saca de allí es que todo el mundo puede dar clases de yoga, así desde ya, con pasar ese añito ya sale todo el mundo preparado, y eso solo en muy buenas manos es algo positivo.
        Es cierto que a esas personas, a esas pocas, les ayuda a lanzarse, y luego ellas van a formarse, (por su cuenta), y acabarán siendo buenas profesoras, o prefesores, con el tiempo,
        Pero a la gran mayoría no les ayuda eso, de alguna manera quedan condenados a ser una lástima de profesores de yoga, incluso conozco a unos cuantos que están casi condenados a ser un poco sabios, sin serlo en absoluto, y comienzan sus clases con unas charlas.., en fin, creo que viendo tu artículo sabes de lo que hablo,

        Me gusta

      2. Si, entiendo lo que dices y te doy la razón, un buen profesor de yoga no se hace en ninguna formación, ya dure un año, dos, como ni mucho menos dos o tres meses que duran otras.
        Y que para algunas personas es un engorde del “ego yóguico”? También.

        He asistido a muchas clases con diferentes profesores, formados en Escuelas diferentes, y solamente aquellos que tienen el yoga integrado en su vida, bajo su propia experiencia, son los que realmente saben y pueden transmitir lo que es.
        Muy pocos.

        Pero bueno, al fin y al cabo, el paso por Cestona no deja de ser una experiencia mas de la vida que cada uno vive desde su percepción y la recibe desde su entendimiento. Sea como sea es de agradecer, siempre.

        Un saludo Federico y gracias por tu aportación 🙏🏼

        Me gusta

      3. bueno, tampoco estoy muy de acuerdo en lo que dices de la formación, yo sí creo que hay no solo profesores digamos aislados sino incluso métodos a partir de los cuales la gente se puede formar para ser profesor de yoga, aunque por supuesto ningún profesor ni ningún método nos da garantías de que los alumnos vayan luego a ser buenos profesionales,
        De alguna manera es un poco lo mismo que si estudias medicina o arquitectura o cualquier otra cosa,
        Y sobre la experiencia de Cestona ya, claro, una más, pero para muchos.., yo diría que para más del noventa por ciento de la gente que pasa por allí es una experiencia muy negativa, donde lo mejor que se aprende, diría que lo único, es a lanzarse, (que algunos podrían llamarlo de otro modo, algo del tipo echarle cara),
        a ese diez por ciento restante les servirá esa facilidad para lanzarse a enseñar inicialmente y luego se formarán de verdad, se darán cuenta de que allí no han aprendido nada y buscarán nuevos profesores y métodos donde poder aprender. En fin, supongo que algo es algo,
        un saludo,

        Me gusta

      4. Te vuelvo a dar la razón Federico, ningún método ni profesor garantiza que los alumnos vayan luego a ser buenos profesionales, tú mismo lo dices.

        Y vuelvo a coincidir contigo en lo de que hay que seguir buscando nuevos profesores y métodos para seguir aprendiendo. El aprendizaje va a durar toda la vida.

        Solo espero que si tu interés por el yoga se ha mantenido en el tiempo hayas encontrado esos nuevos lugares y esas nuevas formas.

        Gracias por tu sincera aportación 🙏🏼

        Me gusta

  4. Dices que me das la razón pero no es cierto, por supuesto que ni ningún profesor ni ningún método es garantía de que un alumno concreto vaya a ser bueno en su trabajo, pero claro que hay profesores buenos y métodos buenos que consiguen un buen porcentaje de alumnos bien preparados, o un mucho mejor porcentaje que otros,

    Sobre lo que comentas de que el aprendidaje va a durar toda la vida.., bueno, ya, aunque eso de alguna manera es parecido a no decir nada, digamos similar a decir incluso lo contrario,

    Y sí, he encontrado esos lugares y formas, y de Cestona saqué un aprendizaje, como ese diez por ciento que te decía, que sí me parece importante, básicamente aprendí lo que no hay que hacer,

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s